Posts in Category: Medio Ambiente

Vendaval que azotó al municipio de Cáceres

190 personas están damnificadas luego de que un vendaval azotara al municipio de Cáceres en el bajo Cauca antioqueño.

La cabecera municipal y las veredas Puerto Bélgica, Campanario y Salto del Tigre fueron las zonas afectadas.
Las 37 familias que sufrieron daños en sus viviendas como la pérdida de algunos enseres y techos están siendo atendidas por los organismos de socorro municipales.
Gravatar

Por lo menos 130 familias afectadas dejó vendaval en Tarazá

En la mañana de este martes, las autoridades de Tarazá, en el Bajo Cauca antioqueño, continúan en la elaboración del censo para definir las ayudas que destinarán a las personas afectadas por un vendaval que azotó el municipio en la tarde del lunes.
 
Un balance preliminar da cuenta de por lo menos 130 familias afectadas, especialmente en el casco urbano, precisó el secretario de Planeación del municipio, Jorge Luis Contreras Torres. "Calculamos que pueden llegar hasta 250 familias las afectadas porque de varias veredas nos están reportando daños", comentó.
 
Entre los barrios con más afectaciones están Las Palmas, San Nicolás, El Bosque, El Mirador, El Paraíso y La Frontera. 
 
Mientras que las veredas Las Acacias, Tenerife y algunas del corregimiento Guaimaro también reportaron destrozos.
 
"Los daños son especialmente en techos, pero al volar, las lluvias dañaron los enseres. Tres casas, construidas en madera, están destruidas casi en su totalidad", añadió el Secretario.
 
El vendaval también causó la interrupción parcial del servicio de energía en algunos sectores, pero fue restablecido rápidamente por EPM.
 
La Alcaldía dispuso de un albergue temporal para las familias afectadas.
 
Una comisión del Dapard también llegó al municipio para evaluar la situación.

El pasado sábado hubo otro vendaval, pero no causó daños.

Fuente: http://bit.ly/LONUBr

Gravatar

Aguas del río Cauca se tragaron $22 mil millones

Cada que llueve en la región Andina reaparece el temor entre los habitantes de Nechí y de La Mojana por los estragos que les causan las crecientes del río Cauca.

Hace 23 meses, el río corre loco a través de tres bocas que se han tragado más de 22 mil millones de pesos, 120 mil hectáreas de cultivos de arroz, zonas ganaderas y selva tropical.

El alcalde de Nechí, Eduardo Cabrera Urbiña , indicó que, a pesar, de las cuantiosas inversiones del Gobierno para tapar las bocas Santa Anita, Nuevo Mundo y Pedro Ignacio, que formó el Cauca, todo está igual.

Nechí está convertido en una isla y el afluente amenaza con borrarlo del mapa, junto con el resto de La Mojana y Bajo San Jorge, en Antioquia, Sucre, Córdoba y Bolívar, dijo Cabrera.

El mandatario se lamentó de que no se aproveche este momento en que el río tiene un bajo nivel para hacer las obras de reparación de los diques.

Además, criticó que Invías, a través de un amparo de urgencia manifiesta para evitar la licitación y con el fin de no atrasar las obras, le hubiera cancelado a Rashingeniería S.A., un total de 14.994 millones 271 mil 288 pesos y 399 millones 999 mil pesos a la interventora Ecovías S.A.S. para el cierre del chorro Santa Anita y este siga abierto.

Esta boca, continuó el Alcalde, se tragó, con las adiciones, 22 mil millones de pesos del presupuesto Nacional y no fue cerrada y por allí el Cauca sigue invadiendo Nechí, San Jacinto del Cauca, Achí, Guaranda, Majagual, Magangué, San Marcos, Caimito, San Benito Abad, Ayapel y Sucre. Una población cercana a los 340 mil habitantes.

Agregó que se le hizo extraño que en una de las reuniones convocadas por la Presidencia de la República, Invías anunciara que esta obra va en un 95%.

Advirtió el alcalde de Nechí que si no se tapa esta boca, se perderá el trabajo de Colombia Humanitaria en otros chorros.

Cabrera también denunció que "estimaron que el cierre de la boca Pedro Ignacio, también en Nechí, pasará de un costo de 1.515 millones de pesos a 10.850 millones y este fue contratado desde hace dos meses con la firma Viña Russi, la cual no ha iniciado los trabajos".

El alcalde cuestionó que Invías no invitara, para un caso de atención inmediata, a empresas con músculo financiero.

Otras voces
Jaime Camacho , presidente del comité de Arroceros del Bajo Cauca y Alto San Jorge, se quejó porque los productores han perdido durante los dos años de inundación 32 mil millones de pesos, mientras que los de toda la región de La Mojana que suman 25 mil hectáreas de cultivos del cereal, tienen pérdidas de 80 mil millones.

"Estamos en la ruina y del Estado sólo hemos recibido mercados. Los bancos nos están embargando", se lamentó.

Esta situación obligó a muchos de los productores a arrendar tierras en otros lugares o a trabajar como chaluperos, mineros o mototaxistas.

Recordó que el 18 de julio se cumplen dos años de estar incomunicados por carretera por el boquete que abrió el Cauca.

En cuanto a una denuncia hecha por el Gobierno sobre el chorro Santa Anita, que se formó en la finca del mismo nombre por el colapso de una alcantarilla imprudentemente autorizada y por canaletas hechas por los arroceros, enfatizó que se trata de un invento: "El río rompió los diques artesanales".

Por su parte el ganadero Álvaro Yepes añadió que "las pérdidas del gremio no las calcula nadie. En Nechí se ahogaron más de 1.500 reses".

Hace 15 días, recordó, los visitó la embajadora de Holanda. "Anunció que nos ayudaría, pero los trabajos son a largo plazo; no aguantamos más".

Eso sin contar con el daño ecológico porque, cuentan los pobladores, han hallado restos de tigrillos, osos perezosos, venados y micos. Los chigüiros por ser buenos nadadores, fueron los únicos que se salvaron.

Arnulfo Ortega , alcalde de San Marcos, Sucre, se unió a estas denuncias y dijo que "muy a pesar de que el invierno de 2010 fue muy fuerte, la situación que padecen La Mojana y del Bajo San Jorge es difícil, porque algunas obras no aguantaron la arremetida del río".

Anotó que en San Marcos las tierras dedicadas a la ganadería y a la agricultura, unas 25 mil hectáreas, siguen debajo del agua, aunque las lluvias se han disminuido, pero los rompederos continúan abiertos.

Antonio Romero , presidente del Comité de Ganaderos del San Jorge y La Mojana reveló que en Ayapel, San Marcos, Caimito y San Benito Abad han perdido más de 15 mil semovientes.

Sí cerraron la boca
Mauricio Charry , coordinador de obra de la empresa Rashingeniería, aseguró que entregaron la obra de cierre de la boca Santa Anita, en Nechí, en su totalidad y a satisfacción y lo que ocurrió fue que el 12 de abril pasado por una creciente del Cauca la obra colapsó por una fuerte socavación, la cual no fue tenida en cuenta en los diseños.

Dijo, además, que su firma también realizó los trabajos de una contención de más de 200 metros en el frente de José Bravo, en Achí, sur de Bolívar, el cual entregaron a satisfacción antes de Santa Anita y en la actualidad trabajan dentro de los plazos estipulados en la construcción de un muro de contención en Cara de Gato.

Jorge Morris , uno de los representantes de la empresa interventora Ecovías, dijo que el pronunciamiento en torno a estos trabajos acordaron que solo lo hará Invías.

De otra parte, funcionarios de Invías consultados a través de un cuestionario, indicaron que los diseños para tapar el chorro Santa Anita los realizó la misma firma contratista y será esta la que deberá responder por los daños mediante la llamada póliza de estabilidad.

Sobre las críticas del alcalde de Nechí en torno a la firma contratista Viñas Russi, bajo la supervisión de la interventora Erjar y Cia S.A., a la que le asignaron los trabajos de reparación de la boca llamada Pedro Ignacio, Invías respondió que sí está en la zona y cuenta con la maquinaria necesaria para efectuar las obras programadas.

"A la fecha en este lugar no está ingresando agua, gracias a los trabajos previos que ha efectuado la firma", sostuvo.

Finalmente destacó que, teniendo en cuenta que son obras hidráulicas especializadas, pocos son los contratistas que cumplen con la experiencia específica que Invías exige.

Fuente: http://bit.ly/MlCCa9

Gravatar

La gente de Caucasia y su lucha contra el invierno

Puede que el río Cauca haya arrasado con las paredes, el techo, la puerta y las ventanas, pero a la peluquería "La bendición de Dios" no se la lleva ni el diablo.

En el deteriorado parque de La Madre, en el centro del municipio de Caucasia, sobrevive este negocio por la voluntad de su dueño, una clientela fiel y un milagroso árbol de higo.

"Ese palo lo sembré yo el 5 de febrero de 2009, ¿quién iba a pensá que se iba a convertí después en el techo de la peluquería?", dice el veterano Pablo Emiro Díaz Villegas , mientras desliza la máquina de motilar por la cabeza del cliente.

Para certificar su afirmación, señala con la peinilla negra la raíz de la planta, ensartada en el asfalto fragmentado, donde marcó esa fecha antes de que el cemento se endureciera.

El pasado diciembre, en medio de una temporada invernal que azotó a todo el país, el Cauca embravecido se salió de madre y devoró el mirador del malecón de este parque, llevándose al fondo los cimientos del kiosko "El Machete" y el local de Pablo Emiro.

El higo se aferró a un poste de energía, "o el poste se agarró del tronco, ¡vaya uno a sabé!", lo cierto es que hoy su follaje brinda una sombra donde la gente se refugia del agobiante sol del Bajo Cauca, al son de los vallenatos que salen del caspete vecino, en el cual se reubicó el kiosko naufragado.

El estilista, quien ha invertido 45 de sus 67 años de vida en el arte de podar cabezas, instaló bajo las ramas el sillón que alcanzó a rescatar, y contra la pared de un banco abandonado apostó la estantería de madera para los elementos de trabajo.

Pese a que el caudal amenaza con regresar por lo que resta del malecón, Pablo Emiro se aferra tanto a su empleo como ese árbol al poste moribundo.

Alarmados
Caucasia es uno de los 15 municipios de la cuenca del río Cauca que están en alerta roja desde hace más de un mes, según el Departamento Administrativo de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres (Dapard). La alarma se debe a la alta probabilidad de nuevas inundaciones, que por lo general afectan a los barrios del sur en el casco urbano.

Algunos de esos vecindarios son La Playa, Divino Niño, La Esperanza, Las Vegas y Primero de Mayo. A muchas casas, de estratos uno y dos, les elevaron el suelo a un metro de altura para que las aguas desbordadas no hagan estragos.

Para los pobladores, el río es bendición y maldición al mismo tiempo, porque de él extraen el sustento (pesca y arena para construcción) y por él son damnificados cada seis meses.

Matando el rato a la orilla del cauce, el pescador Deiner Pineda , de 18 años, profetiza que "en junio va a vení una inundación más grande que la del año pasado", y sus colegas del barrio Divino Niño asienten de inmediato.

La vecina Mariluz Cano Mejía cuenta que en Navidad estuvo encerrada tres días en el rancho, con el agua al pecho. "Solo salí una vez a mercar, en canoa", recuerda enjuagando unos trastes.

Doña Nury Salgado , de La Esperanza, narra que la visita de la marea obligó a su familia a improvisar tambos en la sala de la vivienda, hechos con tablas y guaduas, encima de los cuales soportaron las amargas noches.

La gente enfermó, como el flaco Edwin Sampayo , que sufrió paludismo "y las pastillas eran tan fuertes que también me dio gastritis". A sus 13 años de vida asegura haber capoteado más de 10 inundaciones.

Desde la playa de La Esperanza se ve el malecón del parque de La Madre, donde, bajo la refrescante protección del higo, Pablo Emiro termina un motilado estilo militar y cobra los 4.000 pesos.

"En aquella inundación, el local en el que estuve once años se fue cayendo lentamente, saqué mis cosas y a los tres días se partió y se cayó", explica mientras sacude la capa azul con los pelos del último usuario.

A su lado, sentado en una corroída silla de plástico, Santiago Julio Cassiani comenta que pese a la tragedia sigue frecuentando el sitio por amistad con el propietario y porque "uno aquí se distrae, como el calor es tan fuerte, el árbol siempre refresca".

El jarillón prometido
En el Divino Niño, el líder comunitario Virgilio José Montalvo se queja porque después del diluvio decembrino no se han hecho obras para mitigar un próximo desastre: "Hace 12 años estamos esperando un jarillón y no ha habido ná".

Sobre el tema, el alcalde José Nadin Arabia Abisaad declara que a finales de 2011 la Asamblea Departamental aprobó un presupuesto de 5.000 millones de pesos para la construcción de una barrera que contrarreste la fuerza de las aguas en las orillas del Divino Niño, Primero de Mayo, La Esperanza, El Castillo y El Castillito.

"Pero el Gobierno Departamental retiró esa plata del presupuesto, diciendo que sería reasignada", se lamenta el burgomaestre, y declara: "Esa ilusión que tenía la gente de Caucasia se ve frustrada".

El 9 de marzo de 2012, mediante el Decreto 0720, la Gobernación de Antioquia contraacreditó los recursos para 22 proyectos por un valor total de 22.737 millones 130.564 pesos; entre esos estaba el jarillón.

La razón fue una solicitud de la Secretaría de Infraestructura Física (oficio 201200011751 del 28 de febrero anterior), para "efectuar los traslados presupuestales para cubrir el déficit de las cuentas por pagar y las reservas que no fueron financiadas, las cuales no contaron con presupuesto en la presente vigencia (año 2012)".

El director del Dapard, César Augusto Hernández C. , agrega que dicha Secretaría tenía deudas heredadas por 16 mil millones de pesos, por lo cual se le dio prioridad a los proyectos más viables, "y el jarillón no tenía ni los diseños listos".

Sin embargo, reconoce que la obra es necesaria, por lo cual se están actualizando unos diseños de hace 10 años.

En el centro del parque de La Madre hay una estatua blanca, con la imagen de una progenitora en actitud amorosa hacia dos infantes. Le da la espalda a la losa despedazada y encallada en el río. Los dineros tampoco han servido para reconstruir lo perdido aquí. "Quedé damnificao y no he recibió ni un peso", exclama el peluquero, secando el sudor de su frente.

"¡No me voy!"
El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) pronosticó el 7 de mayo que, tras disiparse el fenómeno de "La Niña 2011-2012", en junio "continuarán las lluvias normales de esta temporada y típicas en todo el territorio nacional. Para la región Andina (donde está Antioquia) las lluvias se extenderán hasta mediados de junio".

Ante los temores de los caucasianos, incluyendo al pescador Pineda, el director del Dapard reitera que una inundación más brava que la de diciembre "está descartada, podría pasar, pero los niveles del río están por debajo de los del año pasado".

El personero de Caucasia, Orlando de Jesús Ávila Villegas , dice que según los censos, de la última anegación quedaron 4.500 familias damnificadas, es decir, cerca de 20.000 personas en la cabecera municipal, sin contar las veredas.

Señala que la Alcaldía gestiona terrenos de la finca El Triángulo, en el barrio Asovivienda, con la idea de reubicar a las familias asentadas a menos de 15 metros del río y los caños. "Pero muchas de esas personas no quieren irse de ahí, por lo comercial de la zona".

Uno de esos que no se va por nada del mundo es Pablo Emiro. Contemplando el lecho tranquilo del Cauca, donde sobresale el tejar sumergido de "El Machete", empuña las tijeras y sentencia: "Yo sigo aquí, porque en el parque hay tres cosas tradicionales: la imagen de la madre, el kiosko y la peluquería 'La bendición de Dios'".

Fuente: http://bit.ly/MbElht

Gravatar

Municipios del Bajo Cauca en alerta tras desbordamiento del Cauca en Bolombolo

Tras el incremento en 87 centímetros en las aguas del río Cauca que ocasionó inundaciones en 100 viviendas, se mantiene una fuerte alerta para los municipios del Bajo Cauca por posibles inundaciones. Alcaldía de Venecia construye 230 soluciones de vivienda para las familias del corregimiento de Bolombolo

Así lo explicó el director del sistema de emergencias Dapard, César Hernández, quien añadió que en el Bajo Cauca se mantiene la alerta naranja pero podría ser declarada la alerta roja.

Mientras tanto, en el corregimiento de Bolombolo, Suroeste antioqueño, se adelanta una evaluación de asistencia para entregar ayudas a las 100 familias que se ubican en carpas tras haber abandonado sus viviendas.

En el Occidente, municipio de Caicedo, se realiza una evaluación técnica luego de que 10 viviendas colapsaran por culpa de las lluvias. En ese municipio permanece maquinaria para reabrir varias vías intermunicipales y veredales, bloqueadas por 20 derrumbes. De acuerdo con la Secretaría de Infraestructura departamental, la vía Usa - Caicedo podría ser reabierta hoy.

Tras estas emergencias en Antioquia se contabilizan más de 17 mil 500 damnificados y 41 municipios afectados.

Dada que la situación de inundación en el corregimiento de Bolombolo de Venecia es recurrente, por el incremento de las aguas del río Cauca, la administración local avanza en la construcción de 230 soluciones de vivienda para reubicar a las familias que se ven afectadas cuando aumentan las lluvias.

Según el director del Dapard, Cesar Hernández, la construcción avanza en un 60 por ciento y se espera que a mediados del presente año finalice la obra.

Con las viviendas construidas por la alcaldía y el diseñado otras tantas por la gobernación, a través de la empresa de vivienda VIVA, serían más de 600 soluciones habitacionales para las personas que viven en los márgenes del río Cauca.

Igualmente la administración municipal proyecta la construcción de un malecón en el lugar donde hoy existen las viviendas afectadas, para evitar que otras familias se asienten en este espacio.

Fuente: http://bit.ly/KsNXQy

Gravatar

En Caucasia están en alerta roja

Los barrios del sur de Caucasia parecen condenados a vivir inundados. Cuando no es por el río, que en invierno se desborda y cubre hasta un metro de las viviendas, es por el alcantarillado, que se rebosa con los aguaceros y forma charcos de 30 centímetros de altura en las vías.

Y los habitantes de la denominada Capital del Bajo Cauca ya se acostumbraron. Ayer, al caer la tarde, por cuenta de la falla en los caños los niños jugaban fútbol en una cancha que parecía una laguna. Daban vueltacanelas e incluso nadaban en el pantano.

La gente sabe que es probable que se desborde el río y por ello algunos, con la ayuda de la Administración Municipal, levantaron sus casas con adobes.

Érika Salcedo , habitante del barrio El Prado, recuerda que, por la inundación de hace un año, su familia tuvo que dejar la casa y arrendar otra por unos meses. Y ahora, con el temor de que el agua los vuelva a atormentar, están resignados a salir otra vez.

Jorge Álvarez , coordinador operativo del Comité Local de Prevención y Atención de Desastres (Clopad), informó que en los niveles del río están "demasiado altos", por lo que se declaró la alerta roja.

"Aún no se decreta emergencia porque no hay inundaciones, pero el río está a punto de desbordarse", comentó y explicó que la cota del caudal está en tres metros y medio. Si llega a los cinco, sería grave.

Entre los barrios más vulnerables están Nuevo Centro, Las Vegas, La Victoria, La Esperanza, Primero de Mayo, El Prado, La Paz, El Roble y Antenas de Caracolí. Además, veredas como Palanca, Barrio Chino, La Ilusión, Palomar y Los Medios.

El Clopad trabaja para prevenir estragos y hoy, en una reunión, evaluará la situación.

En las temporadas invernales de 2010 y 2011 resultaron damnificadas 20.000 personas de 30 barrios, en cada una, y se perdieron 283 hectáreas de cultivos. En 2011, entretanto, los afectados fueron 20.000. Cinco colegios quedaron bastante deteriorados.

César Hernández , director del Dapard, informó que por Colombia Humanitaria reparan 2.300 viviendas, tarea que, apuntó, va en 90 por ciento. En 2011, la Gobernación entregó 3.400 mercados. Anotó que el programa nacional aprobó la intervención en los centros educativos Las Malvinas, Marco Fidel Suárez y Santa Teresita.

Subrayó que el presupuesto del Dapard para el año son apenas 2.300 millones de pesos para todo el departamento.

Fuente: http://bit.ly/IbLfnf

Gravatar

Tarazá necesita $16.000 millones para defenderse del río y el invierno

Los habitantes de Tarazá están en alerta, como en Caucasia, temerosos por una inundación provocada por el invierno. Los asusta un posible desbordamiento del río Tarazá, afluente del Cauca y no se les borra del recuerdo el antecedente de 2007, cuando una avalancha dejó sin nada a 800 familias, más de 3.000 personas.

El alcalde, Héctor Giraldo , dijo que desde entonces se reubican 150 familias, de las que faltan 40. Agregó que, mediante Colombia Humanitaria, se hicieron arreglos en 300 casas. Los barrios más afectados fueron La Lucha, El Paraíso, Puente Roto y La Balastrera.

La avalancha taponó el alcantarillado y la parte alta del municipio está deforestada por cultivos ilícitos, lo que agrava las crecientes del río.

Se necesita un muro de mil metros para proteger a 12.000 personas de la margen derecha del río Tarazá, afluente del Cauca. Vale 16.100 millones de pesos. En febrero, presentó el proyecto al Fondo Nacional de Calamidades y pide ayuda de la Nación y el Departamento.

Sin recursos en Caucasia
En la última inundación, en 2011, la familia de Eduardo Galarcio , de Caucasia, lo perdió casi todo. Aún hoy reposan, arrumados en el fondo del pasadizo, camas y colchones que trataron de salvar de las aguas.

Son del sector El Castillo (sur), zona que más sufre con las crecientes del río Cauca. En los desbordamientos de 2010 y 2011, 20.000 personas de 30 barrios resultaron damnificadas, la quinta parte de la población.

Un comerciante de El Castillo afirmó que desde 2008 ha oído del jarillón "y nada". La comunidad levantó las casas con adobes o está preparada para un arriendo temporal, como el de Eduardo y su gente, que en 2011 estuvieron un semestre pagando 250.000 pesos por mes. Luego, alzaron su casa un metro. "Le tuve que echar 13 volquetadas de tierra", dijo.

El alcalde de Caucasia, José Arabia , señaló que la cañería hay que canalizarla y profundizarla. No tiene recursos. Para atender la ola invernal no cuenta ni con 100 millones.

Fuente: http://bit.ly/Iqqj6r

Gravatar

El río Cauca rompió un dique en el municipio de Nechí y se metió a una laguna

Las aguas del río Cauca rompieron un dique en construcción en el sector Santa Ana, del municipio de Nechí en el bajo Cauca antioqueño, con lo que las autoridades temen una emergencia ambiental.

Voceros de Corantioquia explicaron que el caudal del río se juntó con las aguas de la laguna Ayapel, en el sur de Córdoba, y además anegaron fincas ganaderas y cultivos del bajo Cauca y de la región de la Mojana.

Los voceros de la corporación autónoma indicaron que si no se toman las acciones correctivas urgentes para recuperar el Dique, la tragedia ambiental podría ser de proporciones. 

El río Cauca entra en territorio antioqueño con un nivel bastante alto, precisaron las autoridades ambientales.

Fuente: http://bit.ly/If1Fqg

Gravatar

En Bolombolo y Caucasia no descuidan al río Cauca

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) mantiene la alerta roja para el río Cauca, en el trayecto comprendido entre el corregimiento Bolombolo, de Venecia, y Caucasia, en Antioquia, en donde se observan crecientes súbitas y valores por encima de cotas críticas de afectación de zonas bajas de esta región, además de que se esperan lluvias para ese sector de la cuenca.

Según la institución, en Bolombolo se mantiene la condición de ascenso moderado en los niveles, y éste tránsito de la onda de crecida se extenderá para los municipios de La Pintada, Anzá, Sabanalarga, Toledo, Puerto Valdivia, Cáceres, Tarazá y Caucasia.

También se recomendó a las entidades de prevención y atención de desastres, en esa zona, estar atentas ante la probabilidad de ocurrencia de crecientes súbitas en ríos de alta pendiente del norte de Antioquia, particularmente la cuenca alta de los ríos San José, Tenche y El Bagre, afluentes del río Nechí, lo mismo que en otros afluentes al río Cauca en Puerto Valdivia, Tarazá, Nechí y Caucasia, en el Norte antioqueño.

Deslizamiento en Betania
Fuentes del Departamento Administrativo de Prevención Atención y Recuperación de Desastres (Dapard) reportaron que, en la noche del viernes, un deslizamiento afectó la bocatoma del acueducto del municipio de Betania, en el Suroeste de Antioquia.

Según el informe, aunque el daño es parcial, podría generar una suspensión del servicio de agua potable por lo menos durante una semana, por la que la Gobernación dispuso el envío de una comisión para evaluar el grado de afectación y defina los recursos que demandará la reparación.

En el municipio de Giraldo las lluvias y los fuertes vientos afectaron diez viviendas, sin que se reportaran víctimas.

Igualmente se reiteró el llamado de atención a los Comités Locales de Emergencia de doce municipios, debido al aumento de las precipitaciones que en las pasadas horas, que fueron iguales o superiores a los 35 mililitros.

Los mayores niveles de pluviosidad, por encima de los 40 mililitros, se apreciaron en San Francisco, Andes, Zaragoza, Giraldo y Venecia.

Fuente: http://bit.ly/IhfgR9

Gravatar

Alerta en zonas ribereñas de Antioquia por invierno

Con seis estaciones de monitoreo, el Ideam mantiene en Antioquia una vigilancia permanente al comportamiento del nivel de los principales ríos en este departamento.

Debido a este monitoreo, los Clopads de las poblaciones ubicadas sobre los ríos Cauca, Magdalena, Atrato, y Nechí se declararon en alerta preventiva para estar verificando los niveles constantes, informó el director del Dapard César Hernández.

El funcionario explicó además que existen alertas por posibles deslizamientos en la región del nordeste de Antioquia, especialmente en Amalfi y ese corredor que se comunica con el oriente, igualmente en el nordeste y en poblaciones del occidente como Frontino, y Olaya como también la zona de los embalses, donde se estima se concentrarán con mayor intensidad las lluvias en los próximos días.

Fuente: http://bit.ly/J5dYrL

Gravatar

En Nechí piden taponar bocas del río Cauca

Pronto arreciarán las lluvias y desde el municipio de Nechí se oyen voces llamando a cerrar los boquetes que abrió el río Cauca.

Empezando porque el municipio no tiene comunicación por vía terrestre desde la pasada ola invernal. Varios han sido los anuncios de los entes nacionales y departamentales para acometer trabajos de taponamiento, pero las obras no se ven en algunos de estos sitios.

Andrés Prieto, con asiento en la zona, recuerda que todo empeoró hace dos años, cuando el Cauca derribó los jarillones que, de forma artesanal, se adecuaron entre el corregimiento Colorado, cruzando Nechí y continuando por la ribera hacia San Jacinto del Cauca.

Las zonas afectadas, informó Prieto, fueron cuatro: la boca de Laredo, en las afueras de Colorado; la de Monterrey o Nuevo Mundo (entre Colorado y Nechí; la de Pedro Ignacio (en la salida de Nechí) y el boquete de Santanita, más abajo. Por las cuatro bocas, el río se encaminó hacia 11 municipios: Nechí (Antioquia), Magangué, Achí y San Jacinto del Cauca (Bolívar), Ayapel (Córdoba) y San Marcos, Guaranda, Majagual, Sucre, Caimito y San Benito Abad (Sucre).

Antonio Romero, de la organización Salvemos la Mojana, estimó que, en la actualidad, 300 mil bovinos tienen una mala alimentación, producto de la pasada ola invernal.

Israel Callejas, director ejecutivo de Fedearroz en el Bajo Cauca, sostuvo que el invierno ya se vino encima y por eso llamó a acelerar las obras.

Fuente: http://bit.ly/zgz8ME

Gravatar

Un incendio consumió una bodega en Caucasia

Pérdidas por más de 600 millones de pesos dejó el incendio registrado en la fábrica, “PlastiCauca” en zona céntrica de Caucasia, en donde por fortuna no hubo personas lesionadas.

Habitantes de esa población del bajo cauca, dijeron que la conflagración se inició en el techo de la empresa en el cual se adelantaban trabajos de remodelación y se prolongó por dos horas, ante la falta de recursos de los bomberos para atender la emergencia.

Gracias al apoyo del Cuerpo de bomberos de Montelíbano, Córdoba, se evitó que el fuego se extendiera a otros negocios en el sector Ferry de Caucasia.

Fuente: http://bit.ly/zmLpMy

Gravatar

Reconocen grave situación por deforestación en zonas del Bajo Cauca

El director de Corantioquia, Luis Alfonso Escobar, reconoció las situaciones complejas que se viven en el Bajo Cauca y el nordeste Antioqueño a raíz de la deforestación de amplias zonas.

El funcionario reveló que, en el Nudo de paramillo, en el ramal que comprende la Serranía Ayapel, hay un gravísimo problema de ocasionado por los cultivos ilícitos, e indicó que la situación allí es supremamente grave, pues a la accesibilidad a la zona se ve dificultada por las minas antipersonales y las altas pendientes, lo hace casi imposible el control.

Indicó que allí la deforestación no es para un aprovechamiento de la madera sino que se hace una tala rasa para abrir campos para la siembra de coca.

Indicó que según un estudio realizado hace dos años, con el apoyo de la policía y el ejército, permitió establecer que la tala allí es del orden del 25 por ciento y creciendo.

La otra área donde se presenta otro grave problema de deforestación, es la zona del nordeste, y más concretamente en municipios como El Bagre, Zaragoza, Remedios y la zona de la serranía de San Lucas, en donde la tala de árboles se hace en parte para dar paso a los cultivos de coca y en parte para la utilización comercial de las maderas.

En esta última zona se trabaja en un proyecto de ordenación forestal con la Organización Internacional de Maderas Tropicales, que está haciendo la ordenación de 230 mil hectáreas, con éxitos bastantes importantes y se incorpora la Reserva del Río Magdalena para trabajar como un componente de la Ley de Víctimas, de manera que se generen conceptos de manejo del bosque y asignación de baldíos a los campesinos para que cuiden su propio bosque. 

Además, en esta zona de la serranía de San Lucas se ha diseñado un proceso de control y vigilancia, denominado mapa de riesgo deforestación, que ubica los puntos donde hay bosques naturales en buenas condiciones y los riegos altos de perderlos en un corto futuro.

Allí también hay una estricta vigilancia los planes de aprovechamiento forestal, para que la madera que es movilizada en camiones para su comercialización, en realidad provenga de las concesiones concedidas para la explotación de bosques naturales en manera sostenible, ya que muchos madereros obtienen el salvoconducto y compran maderas por fuera de las zonas autorizadas.

Fuente: http://bit.ly/wiVcNV

Gravatar

Se los está llevando el río Cauca

Caucasia, Antioquia. La emergencia invernal en este municipio no da tregua, esta vez la corriente del río Cauca causó daños en el sectorconocido como parque Las Madres, donde uno de los negocios ubicados cerca de la ribera colapsó.

El parque Las Madres es un reconocido sitio turístico del municipio, construido en año 2002 en el gobierno de José Vicente Delgado y que con el tiempo obtuvo reconocimiento por ser epicentro del comercio en la localidad.

Ana Norma Montoya, propietaria de la cafetería que fue arrasada por el río, dijo que esta es una tragedia que se veía venir, pero que no se le había prestado atención, para controlar la erosión y sedimentación del río.

El párroco de la Iglesia La Inmaculada, Edgar Dario Solis Giraldo, dijo que esta situación podría trascender a tal punto que puede afectar la estructura del templo, que está ubicado frente al parque. El secretario de Gobierno, Gustavo Ardila Ruiz, dijo que por parte de la Administración Municipal se tomarán las medidas necesarias para gestionar los recursos y evitar que el parque desaparezca.

La Alcaldía declaró al municipio en emergencia ante la inundación de 15 barrios de la localidad y más de 800 familias afectadas en los sectores ribereños como La Playa, La Victoria, El Ferri y Las Parcelas de Caracolí.

De otro lado, entre los habitantes del barrio El Ferri, muy cerca del parque Las Madres, existe el temor, pues la corriente del río hizo colapsar 8 viviendas el año pasado y 30 más están en riesgo. Estas personas esperan una reubicación.

Fuente: http://bit.ly/rAK6Nw

Gravatar

Suspendido paro nacional minero por acuerdo entre trabajadores y minminas

La protesta nacional de mineros artesanales que iba a iniciar mañana, quedó conjurada al lograrse este medio día un acuerdo entre el ministerio de Minas y Energía y la Confederación de pequeños y medianos mineros del país.

El presidente de la Confederación, Ramiro Restrepo, indicó que el acuerdo establece la suspensión de los operativos policiales en contra de los mineros artesanales o tradicionales, durante un lapso de seis meses, durante el cual se buscarán alternativas jurídicas para reglamentar el trabajo de los mineros artesanales, dentro de las normatividades mineras y ambientales.

Restrepo indicó que con este acuerdo queda conjurada la protesta nacional minera que iba a iniciar mañana y que tenía como evento central una gran marcha en el municipio de Caucasia, en donde desde comienzos de la semana comenzaron a concentrarse mineros de 25 municipios del bajo cauca antioqueño, el sur de Bolívar y Córdoba.

El dirigente minero se declaró satisfecho con el acuerdo logrado con el Ministerio, pues no sólo cesan los operativos policiales en su contra, sino que además se establecerán aspectos ambientales, de afiliación a la seguridad social y libre acceso a combustibles.

Fuente: http://bit.ly/vpKOsh

Gravatar
BajoCauca.com ©