El domingo 1 de julio, en horas de la madrugada, se produjo un fuerte vendaval en los corregimientos de Barro Blanco, El Doce y Guaimaro del municipio de Tarazá, en la subregión del Bajo Cauca antioqueño.

Como consecuencia, cerca de 100 viviendas resultaron destechadas o afectadas en su infraestructura y algunos postes de energía terminaron dañados.

“El vendaval tardó menos de diez segundos, fue corto, pero muy destructivo. No hubo ningún herido, solo daños materiales”, indicó Juan Guillermo Rivera Montiel, secretario de Planeación de Tarazá.

Sin embargo, solo hasta este lunes se comenzó a realizar, a través de la Defensa Civil, el censo de damnificados para la evaluación de los daños, con el fin de elevar el reporte al Departamento Administrativo para la prevención y atención de desastres de Antioquia, Dapard.

“Todavía hay unos sectores dispersos que no hemos terminado de censar, por eso no tenemos todavía un consolidado de la información. Apenas tengamos finalizado el censo, vamos a proceder a gestionar las ayudas a través del municipio y del fondo de gestión del riesgo. Lo esperamos culminar hoy, solo faltan las últimas casas”, agregó el secretario.

Fuente: http://bit.ly/2u70YzB

BajoCauca.com ©