El Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía capturó este martes al alcalde de Cáceres, José Mercedes Berrío, requerido para que responda por el delito de concierto para delinquir agravado.

La detención ocurrió en Medellín, en el centro administrativo La Alpujarra, donde fue notificado de la orden de captura en su contra.


Según reportes de la Fiscalía, “la captura tiene que ver con presuntos nexos con el frente Virgilio Peralta del Clan del Golfo que delinque en el Bajo Cauca”.

La detención del alcalde estaría relacionada con la detención de alias Mateo o Darío, quién sería el principal cabecilla del frente Julio César Vargas de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (Agc) o Clan del Golfo, en Cáceres.

Alias Mateo o Darío era buscado por los delitos de homicidio, extorsión y concierto para delinquir, aunque las autoridades no descartan que esta persona tenga que ver con los desplazamientos que se registran en al menos cinco veredas de ese municipio

Fuentes del CTI informaron que el alcalde habría realizado alianzas con los grupos ilegales con el fin de conseguir que la comunidad votara a su favor en los comicios de octubre de 2014, cuando resultó elegido.

Berrío había estado, en la mañana de este martes, coordinando el traslado hacia el hospital de Cáceres de un indígena que resultó herido en la vereda El Tigre, luego de enfrentamientos entre la fuerza pública y hombres del Clan del Golfo ocurridos durante la noche del lunes.

El mandatario será presentado ante un juez en las próximas horas para legalizar su captura.

El problema de desplazamiento

Más de 400 habitantes de las veredas Campanario, Ponciano, Buenos Aires Veracruz, Tamaná y El Tigre del municipio de Cáceres, Bajo Cauca antioqueño, e tuvieron que abandonar sus hogares en las últimas semanas por la presencia de grupos armados ilegales, los cuales se están disputando el territorio a sangre y fuego.

EL COLOMBIANO visitó Tamaná y El Tigre, allí el panorama recuerda épocas más grises que vivió el país cuando la guerra entre grupos guerrilleros y paramilitares desterraron a miles de familias.

En la región afectada hay presencia histórica del Eln y de grupos de crimen organizado y, aunque hace varios años no se presentaban enfrentamientos, ese territorio donde hay cultivos de uso ilícito y que también tiene ruta directa con la región del Nordeste, al parecer entró en disputa.

Fuente: http://bit.ly/2Eo8MBN

BajoCauca.com ©