Este jueves, la Procuraduría General de la Nación solicitó al Comité Nacional para el Manejo de Desastres poner en funcionamiento “de manera inmediata” un plan de contingencia para atender la emergencia provocada por el represamiento de aguas en Hidroituango. 

En los últimos días, la posibilidad de avalanchas e inundaciones por la presión de las aguas retenidas en el lugar han puesto a las comunidades aledañas al río Cauca y a Empresas Públicas de Medellín (EPM) en alerta.

Ante esto, la Procuraduría solicitó al Comité poner en funcionamiento dos puestos de mando unificado para atender la emergencia y asesorar técnicamente las acciones emprendidas para evacuar progresiva y gradualmente los túneles de conducción. 

“Se solicita de carácter prioritario, asesorar y orientar las obras y actividades que actualmente están ejecutando las empresas responsables del proyecto, para que el agua represada por la obstrucción, sea técnica y progresivamente evacuada,sin que se generen riesgos para las personas y animales; y en todo caso, se logre la conservación y recuperación del caudal medio del río, aguas abajo”, señaló el Ministerio Público en un comunicado. 

(Lea: En julio comienza llenado en el embalse de HidroItuango

La entidad propuso establecer un puesto de mando departamental con la Secretaría de Gobierno, EPM y un delegado de la Procuraduría, y otro en la sede campamento con los alcaldes, comités de riesgo municipales, Cruz Roja y representantes de la compañía, en el área de influencia del proyecto. 

De igual manera solicitó un informe detallado de las acciones puestas en marcha para la atención de la emergencia, las cuales serán evaluadas para determinar si se mantiene o no el acompañamiento preventivo o si se da paso a la apertura de un proceso disciplinario. 

El órgano de control tomó esta decisión luego de considerar preocupante la situación en la que se encuentran los municipios de Toledo, Liborina, Santa Fe de Antioquia, Buriticá, Sabanalarga, Yarumal, San Andrés de Cuerquía, Olaya, Ituango, Valdivía y Caucasia, ante la posibilidad de avalanchas e inundaciones por la presión de las aguas retenidas o a la fuerza del caudal que está siendo evacuado. 

Adicionalmente, la Procuraduría llamó la atención en que los estudios de prefactibilidad del proyecto Hidroituango no advirtieron sobre la condición geológica donde se desarrolla la obra y que esto podría derivar en un desprendimiento de roca y tierra, como sucedió el pasado 28 de abril. 

“Circunstancia que debió ser advertida en los correspondientes estudios de prefactibilidad del proyecto, lo cual incidió en el momento de ser expedida la licencia ambiental; y desde entonces se consideró, que el medio físico, era adecuado y cumplía con lo exigido en los términos de referencia, en todos los componentes de geología, geomorfología y de suelos”, señaló el órgano de control. 

El pasado 7 de mayo se presentó un nuevo derrumbe que ocasionó el taponamiento total en el túnel que desvía el río durante las obras. Esto ocasionó una reducción de su caudal abajo y un embalsamiento de la presa aguas arriba.

Este proyecto hidroeléctrico, que generará un total de 2.400 MW, lo que equivale al 17 % de la demanda energética del país, entrará en funcionamiento a finales de este año, según prevé EPM.

Fuente: http://bit.ly/2G8PGis

BajoCauca.com ©